Medios de comunicación ¿generadores de pánico?

por Norelly Montoya Paz. 

Ha pasado casi un mes desde que la vida en la ciudad de México se detuvo repentinamente para comenzar un ciclo de incertidumbre al aparecer la alarma sanitaria que informaba sobre el virus de la influenza. Desde aquel momento evidentemente fueron los medios los encargados de mantener bien o mal informada a la sociedad sobre cómo avanzaba dicha enfermedad. Hoy comienzan a surgir cuestionamientos y huecos en la información que éstos presentaron a la audiencia.

Si bien no podemos negar que existe un virus y que debemos tomar ciertas medidas sanitarias para evitar su propagación, los medios de comunicación de la misma manera deberían haber asumido su papel como informantes para la sociedad y evitar la propagación de especulaciones que le mostrarían a ésta.

 

La responsabilidad de los medios era mostrar la información suficiente, concreta, e importante en un caso como éste. Sin embargo parece que ésta se usó de tal modo que la sociedad entró en una especie de crisis en donde no sabía que discurso era más acertado, pues la información parecía ser cada día distinta, de la misma manera había una variable entre los diferentes medios.

 

Las observaciones que hace Milagros Pérez Oliva en su artículo dentro del diario El país, son muy oportunas en la medida en que los medios específicamente impresos, comenzaron a mostrar en España por ejemplo encabezados sensacionalistas y confusos, además de que probablemente no estaban verificados ¿Por qué algo que en el editorial es una estimación de probabilidad se convierte en una certeza asumida como propia en la portada?

 

Si bien en muchas ocasiones las autoridades eran las voces que hablaban frente a los medios, ellos estaban “convencidos” de que la información que se estaba manejando era la fundamental para enfrentar la situación que se vivía ya alrededor del mundo.

 sello

Pues como lo menciona en su artículo, citando la declaración del redactor Ricardo de Querol, quien se justificaba respecto a la forma en que se mostraba la información en los diarios: Hemos dado una información amplia precisamente para explicar la alerta sanitaria con todos sus matices y combatir el alarmismo. El aumento de visitas a nuestra página web confirmó que había una gran demanda de información.      

 

Y respecto al último punto de su discurso, podríamos decir que la conmoción que causaban sus encabezados en la sociedad, la invitaba a confirmar información, y que no necesariamente se debía a que la que se estaba mostrando era insuficiente, quizás los lectores creían necesitar más información al encontrar en los diarios contenidos tan confusos y alarmantes.

 

El problema radica en la dificultad de manejar informativamente la incertidumbre. Parece como si una noticia fuera menos creíble si se presenta en condicional. ¿Por qué tenemos tanta necesidad de ofrecer a nuestros lectores certezas absolutas, incluso cuando no las hay? 

 

En este momento los medios de comunicación deberían asumir su responsabilidad social, pues los receptores en este momento desconfía de la información que éstos muestran, y el papel del periodista es muy importante; así que por ahora a éste le queda mucho trabajo por hacer para recuperar (en el caso de los medios impresos) la confianza de los lectores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s