Una mirada a las entrañas de la terminal dos del Aeropuerto.

Por: Naxhielly Anaid Aguirre Silva.

 “Piloto de tierra”, así se le dice al oficial de operaciones aéreas, debido a la importante labor que desempeña, siendo el complemento de los pilotos, a tal grado que sin éste no podría despegar un avión.

Me encontraba lista para vivir una experiencia nueva dentro del mundo de la aviación, lo más cerca que me había visto involucrada en este medio era como pasajera; pero ahora estaba dispuesta a vivir una nueva experiencia que me ayudara a comprender otra perspectiva sobre la problemática de la aviación: la que se vive en tierra firme.

Al inicio no me quedaba claro cual era la labor de un oficial de operaciones, pero mi objetivo inicial no era valorar su trabajo, sino encontrar irregularidades en el servicio del aeropuerto de la ciudad de México.

Después de informarme en otros medios, salí dispuesta a buscar cosas negativas, como cualquier periodista que planea escribir una nota más que llamativa. Pero no, todo lo que descubrir esta dentro de lo normal, son problemáticas que cualquier lugar de trabajo puede tener, de hecho me tope con el lado positivo, el cual no solemos ver las personas y menos los usuarios de este servicio.   

Antes de comenzar con mi entrevista y con mi investigación de manera directa en la terminal dos del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), me puse a investigar a profundidad la imagen del servicio y de la seguridad en éste, vista por los medios de comunicación. A lo que encontré, en una nota del EcoDiario, que este año el tres de marzo, ante la oleada de incidentes delictivos registrada en los alrededores y dentro del AICM, las autoridades capitalinas aumentarán el número de personal dedicado a la vigilancia de las inmediaciones de las instalaciones.

En el Universal hay una nota donde se menciona que este año se encontraron 16 maletas con droga, precursores químicos y tan sólo en lo que va de este mes suman cinco kilos de heroína y casi 200 mil dólares.

 

Esto no nos deja una muy buena imagen de la seguridad y del servicio aeropuerto, casi todas las notas periodísticas que hay son negativas, donde se exhibe la inseguridad, el robo, narcotráfico y pérdida de maletas u objetos que éstas contengan, mal servicio, etc.

operaciones-aeropuerto-mexico370x2701Después de solicitar mi permiso de visitante en la DGAC, (Dirección General de Aeronáutica Civil), me dirigí a la Terminal Dos del aeropuerto de la ciudad de México, donde se había pactado la cita.

El aeropuerto internacional de la Ciudad de México es el más grande de Latinoamérica, por la capacidad de pasajeros que desplaza, y apenas en el año 2005 comenzó a presentar una insuficiencia en las instalaciones originales para cubrir la demanda de pasajeros, por lo que el gobierno federal planeó y concretó la construcción de la terminal Benito Juárez, también llamada “Terminal dos”.

La Terminal dos del Aeropuerto de la Ciudad de México, comenzó sus operaciones recientemente, el 15 de noviembre del año 2007, con vuelos de líneas como Aeromar y Delta Air Líneas, en enero de 2008 se agregaron otras líneas como Aeroméxico y sus afiliados.

El proyecto fue diseñado para equilibrar el movimiento de aeronaves en el sistema de pistas y permite optimizar los servicios para ofrecer mayor seguridad. Como parte integral, se contempla la construcción de un tren ínter-terminales o APM (Automated People Mover) de 3 km de longitud, que intercomunica los edificios de las Terminales 1 y 2 del puerto aéreo, que transporta alrededor de 7,800 usuarios por día. El proyecto incluye la construcción de un turbosinoducto para suministro de combustible  a las aeronaves de la nueva Terminal, el cual parte de la Planta de Combustibles de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) ubicada en la parte Norte, frente al aeropuerto, corre paralelo al que actualmente suministra combustible a la Terminal 1 y continúa bordeando los extremos Oeste y Suroeste del aeropuerto, hasta llegar a la Terminal 2. Por otra parte, como elemento integral, se considera la construcción de un sistema de vialidades dedicadas que permitan el acceso a las nuevas instalaciones, así como la comunicación entre la T1 y la T2. ( http://www.aicm.com.mx/home.php).

El día estaba planeado para que yo observara su labor, viviera la experiencia de cerca y él pudiera contestar a todas mis preguntas.

Llegue a las 2 de la tarde, justo a la hora en que Fernando Calvo López mi entrevistado entra a trabajar.

Fernando tiene 51 años, mide aproximadamente 1.75 y en su rostro se ve reflejado el estrés de la vida que se lleva dentro del aeropuerto. Como era de suponerse él ya estaba ahí, uniformado con un pantalón azul, una camisa crema, una corbata azul y un chaleco naranja fosforescente.

Sonriendo me dijo ¿lista para  entrar?, ponte tu gafete en un lugar visible y tu chaleco, para no tener problemas haya adentro.

El señor Fernando, lleva 30 años trabajando en el aeropuerto de la ciudad de México y 28 años como oficial de operaciones, en donde, por lo que observé y me explicó, tiene que hacer el peso y balance del avión que va a despegar, registrando  el destino, el número de vuelo, la cantidad de pasajeros, la carga, el número de piezas de equipaje. Posteriormente le da a los pilotos una explicación sobre la ruta que deberán  tomar, la pista que se va a utilizar, el combustible necesario y la velocidad necesaria a la hora del despegue. Orgulloso Fernando comenta: En la tierra la palabra del oficial de operaciones vale más que la del piloto.

Caminamos hasta introducirnos a un pasillo que parecía túnel. Ahí nos topamos con el primer filtro, donde mostramos nuestros gafetes y registramos nuestra huella digital. También nos revisaron de pies a cabeza y las cosas que traíamos tuvieron que pasar por una banda de rayos “x”.

Al pasar la revisión, me comentó que la entrada y salida del aeropuerto están muy bien vigiladas, aunque llegan a tener algunas fallas.

Así que yo le pregunte: ¿siempre han sido tan estrictas las medidas de seguridad?

Él respondió: Si, ahora más que nunca debido a los altos índices de delincuencia y terrorismo. Es necesario este tipo de medidas de seguridad para ofrecer un mejor servicio y de igual forma proteger a los empleados.

Esa respuesta  me sirvió para preguntar duda que tenía ¿Usted cree que a partir de lo del 11 de septiembre en Estados Unidos, aumento la seguridad?

Sonriendo respondido; Si, en parte si. El aeropuerto siempre ha tenido reglas y filtros para mantener la seguridad y a partir de ese suceso se modificaron unas, también se agregaron más normas y se hicieron más rigurosas.

Antes de llegar a plataforma, donde se encuentran los aviones, hay que pasar por dos filtros de revisión, en donde se verifica que no se pasen armas, sustancias ilegales o cualquier objeto no permitido por el reglamento de seguridad.

Primero salimos al área de plataforma y de inmediato nos dirigimos a otro pasillo al aire libre donde se encuentran los marcadores de hora. Más adelante están las oficinas de operaciones.

Las instalaciones se me hicieron como laberintos, razón por la que algunos trabajadores no se muestran completamente contentos con ésta  terminal.

Antes y después de la construcción de la terminal dos se elogio la comodidad y el espacio que abría con respecto al servicio, pero a pesar de que hasta ahora a cumplido con su cometido, muchos de sus trabajadores se quejan por que hasta cierto punto esta mal planeada, provocado que los vuelos se retrasen al igual que las conexiones, los aviones sufran contratiempos para estacionarse y salir de plataforma.

Entramos a su oficina, es un cubículo aproximadamente de 15m2, adentro tiene un escritorio con una computadora, la cual esta equipada con los programas necesarios para realizar su trabajo, también hay una foto de su familia. En la pared hay un pizarrón blanco donde están todos los vuelos del día y la división del trabajo. De lado derecho junto a la pared hay un mueble con libros, un fax y folders con papeles.

Mientras sacaba su material de trabajo, comenzamos la entrevista.

– ¿Cómo llego usted a su cargo actual?

Suspirando me respondió: Trabajando duro,  presentando exámenes, haciendo cursos, tomando capacitaciones, innovándome y enseñándole a otros compañeros. 

Después de estudiar la carrera de oficial de operaciones envié mi solicitud a la empresa y ésta fue aceptada, claro después de pasar  por una serie de pruebas y exámenes.

En seguida me pidió que lo esperara ya que tenia que leer los informes de ese día.

Me sorprende la capacidad de la gente que trabaja en ese medio tan pesado y donde tener libre sábados y domingos es un lujo que solo pocos como él disfrutan, debido a su puesto de trabajo.

Cuando regresó le pregunté ¿Qué sucedería si usted no realizara con responsabilidad su trabajo?.

Con mirada firme me contesto: Honestamente desde que el avión se retrase o no pueda despegar hasta un accidente o un mal aterrizaje.

Es nuestra responsabilidad que el avión despegue o aterrice bien, las indicaciones que le damos deben de ser las correctas. Un mal cálculo se puede convertir en una tragedia.

Cada avión es diferente. El peso es distinto, el tamaño, el número de pasajeros, destinos, condiciones meteorológicas. Por eso hay que hacer cálculos todo el tiempo.

Después de que le asignaron a sus trabajadores, ¿Cómo se acercó usted a este medio, cual era su interés?

Sonriendo pero con una mirada un poco triste me platicó que el quería ser piloto pero por un problema de la vista no pudo ser.

Toda mi familia esta involucrada con la aviación, por ejemplo mi hermano es piloto al igual que mi hijo.

En un inicio entré a trabajar de empleado general para poder pagarme la carrera y así trabajaba mientras estudiaba.

Al verlo un poco acelerado le pregunte ¿Cómo es la vida dentro del aeropuerto?

Es cansado, desgastante, agobiante. El peor enemigo es el tiempo.

Debe de haber mucha organización para agilizar las actividades, pero lo que es un poco molesto al inicio es estar en plataforma ya que el ruido de las turbinas es  molesto.

Salimos a plataforma y me dijo que lo esperara mientras atendía un avión que estaba a punto de salir.

Es difícil observar el trabajo de un oficial de operaciones. Corren por todas partes, hacen cálculos con los datos que reciben de los aviones, verifican el clima, dan instrucciones, etc. En un día pueden llegar a atender ocho vuelos.

Después de verificar la carga de uno de los aviones que se encontraba por salir se  acercó a mí y me preguntó si me encontraba cómoda.

Le expresé lo impresionada que me encontraba debido al trabajo que realiza y aproveche para preguntarle una de mis inquietudes.

¿A qué clase de situaciones difíciles se ha enfrentado dentro de su trabajo?, Sin pensarlo respondió: Recientemente a una amenaza de bomba, que gracias a Dios sólo fue falsa alarma.

Nos  informaron que había un aviso de amenaza de bomba y nosotros tuvimos que organizarnos. Bajamos al pasaje mientras llegaban los demás servicios de seguridad, la policía y los bomberos. El avión fué trasladado al final de las pistas, a una zona llamada “La gota”.

El tema me llevó a preguntar como es qué tienen el control de seguridad del equipaje.

Mira primero se revisan las maleteas en donde abordan los pasajero y después hay perros que olfatean y si algo es sospechoso la maleta se abre enfrente del pasajero o de un representante de la aerolínea.

En el caso de mercancía peligrosa como pólvora, sustancias químicas o armas, existe un control de seguridad que estipula la cantidad que se puede transportar y que los debidos permisos.

Esto me recuerda otra de las experiencias difíciles que he vivido. Una vez por negligencia de los empacadores un ácido se regó en el compartimiento y tuvieron que evacuar, cambiar el avión.

Las medidas de seguridad no son un juego. Yo recibí un curso sobre el manejo de sustancias y explosivos.

Después de haber charlado un rato sobre materiales peligrosos que se transportan en aerolíneas comerciales se ausento por un largo rato, mientras yo me encontraba observando como los empleados corrían a enlistar un avión que estaba a punto de salir, por lo que escuche a Sao Paulo, Brasil.

Fernando rápidamente tomo el mando de su equipo de trabajo y repartió las tareas a realizar. Posteriormente fue a su oficina para hacer los cálculos de la ruta, el combustible, la meteorología, etc.

Al regresar se acerco a mí y me dijo, ¿Gustas acompañarme a la cabina, para que veas como les damos indicaciones a los pilotos?, a lo que yo asentí con la cabeza.

Entramos al avión, el capitán y el primer oficial ya se encontraban ahí, me saludaron amablemente y el señor Fernando les explico el motivo de mi visita.

Ya en la cabina el oficial de operaciones (Fernando) les entrego una hoja a los pilotos donde venían graficas y números, que explicaban desde la posición de despegue, hasta el peso de la aeronave. Me explicaron de manera breve el funcionamiento del avión, sinceramente me difícil comprender., pero comprendí  la importancia que tenían esos cálculos para los pilotos.

De nuevo se volvió a acercar y le pregunte qué que tipo de cargas reciben, y cuáles son las más extrañas.

A esto me respondió, con una ligera sonrisa. “No hay cargas extrañas pero si te puedo decir que a veces llegan cosas no comunes, como cadáveres, animales y materiales peligrosos”.

 Sorprendida añadí. ¿Cadáveres?. Él sonriendo, contestó: Sí cadáveres.

Pueden venir en el compartimiento de carga o equipaje. El cadáver debe colocarse en una posición con la cabeza hacia la nariz del avión, éste se encuentra dentro de  una caja fúnebre  que a su vez debe de ir dentro de una caja de madera.

También se transportan órganos humanos y todo debe de pasar previamente por control de sanidad, que esto no evita que su putrefacción desprenda un mal e insoportable aroma.

Pero no te asustes. Así como hay cosas desagradables hay agradables. Una vez me toco atender un avión que traía a bordo a un delfín que venía de Miami.

Este venía en la parte de arriba, hasta atrás donde se tuvieron que retirar algunos asientos y se colocó una tina especial. Al lado de el delfín viene un veterinario y para que éste no fuera molestado se colocaron unas cortinas que obstaculizaban la visión de los curiosos. Esto también se hace con personas enfermas que viajan en camilla.

 Con tono sarcástico le dije: “Henos mal que no se roban al delfín por que es muy grande” luego le pregunté: ¿Qué sucede con los objetos que olvidan los pasajeros?

El rápidamente respondió los recogen y se entrega al departamento de cosas olvidadas, pero no falta quien se quede con los objetos. Una vez dejaron un portafolio con euros y éste fue reportado de inmediato, posteriormente me enviaron una carta de felicitación por haber hecho lo correcto.

Nuestra conversación fue interrumpida porque tenía que regresar a trabajar, así que nuevamente me quede observando.

En ese momento llegaba un avión de Madrid, después de aterrizar los controladores le indican donde debe de colocarse y en ese instante el señor Fernando entro en acción.

Primero hablo con los trabajadores generales y los de intendencia, les indico que venia algo especial de carga, era una caja grande de cartón, que al parecer contenía algo muy frágil y delicado. Subió al avión para supervisar que los de intendencia estuvieran limpiando el avión y checo si hay algún desperfecto.

Bajo del avión y superviso que bajaran el equipaje, por ultimo junto con algunos técnicos revisaron que el avión  estuviera en buenas condiciones, físicas y técnicas.

Creo que lo difícil de ese trabajó y lo que más me sorprendió es como se coordina la gente de los diferentes servicios, para que el avión quede listo para el siguiente vuelo. 

 Y así transcurrió todo el día de trabajo recibiendo y  dando salida a los vuelos.

 ¿Qué experiencias me puede contar con respecto a la perdida de equipaje, por que cree que suceda esto?

En todas partes te puedes encontrar con gente sin valores  y de este tipo de situaciones se encarga la empresa.

 ¿Alguna vez se ha topado con una situación incomoda dentro de este tema?

“Sí, una vez tuve que reportar a un compañero que se robó unos celulares de las maletas que acababa de subir al compartimiento.

En busca de algo negativo le pregunté: ¿Cree que hay alguna organización ilegal dentro del aeropuerto que se preste al robo de objetos?

Fijamente me dijo: Si hay mafias, no sé directamente; pero sí se  rumora.

Para no cambiar de tema rápidamente pregunte ¿qué es lo que acontece si ve a un posible sospechoso?

Soy afortunado de que mi palabra se tome en cuenta, si algo no me checa doy aviso a las autoridades y ellas investigan rápidamente, han pasado casos de gente que ha querido viajar con niños robados.

La seguridad en todos los aspectos es muy importante. En éste trabajo, no se juega con la confianza de la gente, aunque cabe mencionar que hay aerolíneas que no toman en cuenta los protocolos de seguridad.

 ¿Podrías decirme cómo cuales aerolíneas no siguen sus protocolos de seguridad?

Con cara de susto me respondió, éticamente eso no es correcto, pero si te puedo decir que una de ellas fué Taesa. Al no seguir los parámetros de seguridad sus aviones y su servicio comenzaron a presentar algunas fallas, por esto la marca término por salirse del mercado.  Mira los usuarios poco a poco se dan cuenta de la calidad de servicio que tiene cada aerolínea, además creo que los medios de comunicación no dejan nada al aire si se trata de una aerolínea que constantemente tiene accidentes públicos.

 ¿A qué se refiere con públicos? Le pregunte.

A lo que me respondió, todos aquellos que la empresa no puede ocultar ante la mirada de la gente.

Entonces ¿Los aviones, de la erolinea para la que trabaja, vienen realmente equipados para primeros auxilios y otras  complicaciones?

En efecto aparte mantenimiento se encarga de que todo esté en perfectas condiciones y si es necesario se cambia el equipo, inclusive el avión.

 ¿Qué anomalías ha presenciado o ha vivido usted que crea que afecta o podría afectar a los usuarios?

Veamos, fallas mecánicas y técnicas, cuestiones de negligencia, errores humanos.

No es por presumir pero en ésta aerolínea no se juega con la vida de la gente. Además es la primera a nivel Latinoamérica que solo ha recibido dos auditorias.

Por fin dieron las 11, me encontraba cansada y el señor Fernando con más razón. Volvimos a su oficina  donde concluimos la entrevista.

Seguramente esperabas la llegada de un delfín, me dijo.

Sonreí y le exprese cual era mi objetivo inicial. Me comentó: No dudes que haya cosas malas, pero no hay que generalizar.

Posteriormente hicimos el mismo recorrido de un inicio. Sálimos, pasamos por los filtros y en el estacionamiento de la terminal nos despedimos.

Adiós y muchas gracias me comentó. Yo respondí gracias a usted por permitirme ver desde otra perspectiva su trabajo. 

En las noticias siempre vemos los accidentes de los aviones o las cosas negativas que pasan en los aeropuertos, y  nunca nos vemos el duro trabajo que tienen que realizar las personas que conforman éste servicio, el cual muchos solemos utilizar.

No todo es negativo. Hay cosas positivas y en lo personal descubrí que hay héroes escondidos en trabajos duros y que a mi parecer deberían recibir más recompensas o motivaciones para seguir adelante, mejorando cada día.

 “Todos aquellos que permiten que las personas puedan volar físicamente (volar en un avión) son personas que construyen sueños y no necesariamente necesitan ser pilotos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s